10 maneras de opinar sobre un escrito cuando preferirías no hacerlo

Estándar

Debbie Ridpath Ohi - I'm boredQuienes nos dedicamos a valorar manuscritos de manera profesional, en ocasiones nos encontramos con encerronas provenientes de escritores del tipo (a) sin habilidad narritava alguna pero que en el fondo nos caen bien o (b) sin habilidad narritava alguna pero que nos interesa caerles bien.

Es por ello que no podemos más que estarle agradecidos a Lizzy Cantú por ofrecernos este útil Manual de eufemismos elegantes (El Malpensante), aplicable en situaciones que requieren de una especial delicadeza a la hora de opinar:

1. Elogie el atrevimiento de perseverar en el mal gusto. “Me parece una propuesta muy valiente/joven/honesta”. Los libros de historia están llenos de audaces. Los cementerios también.

2. Sea un pacifista.“¿Por qué pelear por esto si podemos pelear por otras cosas?”.

3. La sinceridad absoluta funciona solo en términos muy generales. “Lo que más me gustó es que me hizo pensar mucho”. Después excúsese y vaya a pensar mucho en otras cosas.

4. Emplee el método de la papa caliente. “Sé de alguien a quien va a encantarle”. Después derívelo a la competencia. Funciona igual si le han mostrado un avance de un documental o lo nombraron jurado del postre que hizo su sobrina adolescente.

5. Contribuya al progreso del otro. “¿Y has pensado qué vas a hacer después de ‘esto’?”. Olvídese de aclarar que esto se refiere a la vergüenza, la infamia o la impotencia.

6. Si es necesario, recurra al autodesprecio y excúsese en la propia ignorancia o ineptitud. Francamente no siento que yo sea la persona adecuada para juzgarlo”. Para mayor credibilidad, evite el cliché “Creo que soy yo”. Pero establezca distancia. “Yo nunca podría hacer algo así”.

7. Evite dejar constancia de su juicio. “¿Te parece mejor si te llamo?”. No aplicable si le piden un prólogo, una contratapa o que sea en algún festival muy concurrido. Para esos casos, recurra a alguno de los otros mandamientos.

8. Muestre siempre genuino interés. “¿Cuánto te tardaste en terminarlo? Me interesa mucho saber cómo lo hiciste”. En algunas ocasiones puede usarse la variante psicoanalítica. “¿Por qué decidiste hacer algo así?”. Aprenda de los errores ajenos.

9. Apele al mal gusto del público para justificar una mala obra. “Creo que es para un cierto público muy selecto”. Después contextualice. “Esto en [inserte aquí una época o lugar lejano] sería perfecto”. Algunos optimistas con visión de largo plazo aprecian la incomprensión que algunas veces precede a la genialidad.

10. Rehúse dar una opinión anteponiendo un valor supremo. “¿Para qué arriesgar nuestra amistad?”. Funciona con encuentros amorosos fallidos y manuscritos de muy malas novelas. En el peor de los casos, el sujeto en cuestión preferirá conservar su amistad.

[Imagen: Debbie Ridpath Ohi en I’m bored]
Anuncios

2 comentarios en “10 maneras de opinar sobre un escrito cuando preferirías no hacerlo

    • elenaranda

      Muchas de estas “educadas” respuestas se pueden aplicar a la vida diaria y no sólo a la literatura… ufff y menos mal que en su momento no usé ninguno de estos comentarios en la valoración de tu manuscrito. Por un pelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s